© 2018 por José Luis Bustamante

diseño web: www.eduardoarenas.com.mx

Contacto

Envía un mensaje y recibe noticias frescas y pintorescas
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
 

LO ABSTRACTO AQUÍ  ES TÉCNICA,  ES CONCEPTO. NO ES PRETEXTO, SINO DESTINO…  O

UNA EXPERIENCIA QUE TRASCIENDE

 

El escrutinio, luego del impacto que en la percepción  provoca el encuentro con las pinturas de José Luis Bustamante, revela un ejercicio plástico asumido tras varios imperativos principales, a saber: La asunción del oficio como destreza pictórica en el control de la materia. Persecución del fondo como segmento de color sumamente activo por la constante interrelación de los “pigmentos“que superpuestos lo conforman y que se revelan. Intensificación de las posibilidades (expresivas y emotivas) del gesto grafico, al modo de un enérgico y responsable action  painting.
Búsqueda y expresión  de lo emotivo en esquemas espontáneos de trazos y formas que patentizan un dominio de las leyes visuales según los fundamentos de la gestalt.  Apelación furtiva a un repertorio “iconográfico “de carácter simbólico y de significación religiosa que se escurre en el accidente como consecuencia fortuita, incorporada a la totalidad sin que se hagan adecuaciones ni amasijos que coloquen lo abstracto servilmente al pie de lo figurativo.
 
Lo abstracto aquí es técnica, es concepto. No es pretexto, sino destino. Bustamante se percibe, incuestionablemente, dueño y señor de su pintura. Con intensidad variable entre cuadro y cuadro, tanto en lo formal como en lo gestual, allí donde la materia se impone, junto a la coloración de constantes y sugeridas creaciones como tierra abierta y profunda, el pintor señorea, autentico y convincente, sobre el objeto de su significado; como si el mutismo pudiese ser percibido como un símbolo de nobleza y señorío.  Veo sus logros absolutos, cuando se revela abrupto, lleno de vida y arrojo y deja aflorar su emoción pura valiosísima: casi virgen, casi corrompida de intelectualidad irracional y perceptiva.
La emoción, el gesto desplegado más allá del ser físico, utopía de lo inalcanzado y apresamiento de lo poseído; el gesto, casi arando sobre la tierra dramáticamente. La emoción, impresa por el movimiento del color, acompañado solo de su materialidad, es tan fuerte como profunda y áspera sobre la tela. Y el color… transformándose incesantemente en armonías y disonancias sobre oscuridad;  sobre el misterio siempre presente de los fondos, bellísima virtud de lo abstracto que nos permite potenciar la imaginación, esa capacidad nuestra que nos ha liberado constantemente de la servidumbre.

Ignacio Nova

Crítico de Arte Santo Domingo, Rep. Dominicana. 1990