© 2018 por José Luis Bustamante

diseño web: www.eduardoarenas.com.mx

Contacto

Envía un mensaje y recibe noticias frescas y pintorescas
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
 

 

EL SORTILEGIO DE LA LUZ

Carta a José Luis Bustamante

 

Alguna vez, querido José Luis,
deambulé solitario por las ruinas
de lo que fue Cartago conquistada
y entre la persistencia de las piedras
había una extraña flor, tal vez la rosa
que se ha negado siempre a los poetas.
Aferrada a la roca, sin mas sustento real
que la memoria, sus pétalos se abrían
al sortilegio inquieto de la luz
manchando el aire de irrepetibles tonos
respirando en un timpo que no este
escapándose a toda dimensión.

Para mí la antigua flor era un recuerdo
un pasaje perdido, sin embargo,
la descubrí de nuevo, José Luis,
cuando me abriste las fornteras
de tus sagrados territorios
y allí la vi, dispersa, abarcadora
figiendo hojas de plata, llenando con su rojo
que  no es rojo sino tiempo deshecho y por venir
el infinito espacio de la tela.

Ese reencuentro, hermano, fue el motivo
que me obligó a viajar por tu paleta
y así tuve la suerte de ver nacer el sol
desde tus lienzos, descubrir en el viento
las palabras que se adelgazan hasta volverse luz
los códigos antiguos, el oro Bizancio
y la temperatura de las aguas perdidas
que custodiaban los templos de tu antigua ciudad.

Óleo y hoja de plata sobre tela
luna rota dispersa en el abismo
blancos que anuncian grises de neblina
y con ellos la lluvia fundadora
leves manchas caprichosas doradas
Inaugurando rumbos, despejando lo obscuro
respirando con nuestro propio pecho
abriendo las fronteras a las llamas germinadoras
que se enuncian en los códices del fuego.

Óleo y hoja de oro sobre el lienzo
meditación y ceremonia
lucha entre la armonía y la ruptura
hechizo de la luz que vuela y vuelve
como una nueva esfinge sobre la tierra milenaria.

Óle o y hoja de oro sobre el lienzo
abismos, como dice Raquel, y persepctivas
sucediéndose, persiguiendo claridades inalcanzables
descifrando la escritura de la sombra
sugiriendo, desde la memoria del barro,
el perfil de ciertas vasijas ancestrales.

Óleo y hoja de plata sobre el lienzo
la música ritual, la golondrina
la gota de rocío donde se gesta el arcoíris
los antigüos juguetes que regresan
en la perdida voz de nuestra madre
que se oculta en un tímido espacio
donde el blanco se anuncia como un sueño.

Adentrarse en tu obra, José Luis,
viajar por tu universo, respirar en tus telas
el sortilegio de la luz, desentrañar sus códigos
asumir como propia cada huella
cobijamos bajo la piel irrepetible de su sombra
es una nueva forma de nacer.

 

Waldo Leyva, Escritor cubano

México - La Habana, Enero de 2013