© 2018 por José Luis Bustamante

diseño web: www.eduardoarenas.com.mx

Contacto

Envía un mensaje y recibe noticias frescas y pintorescas
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
 

MUCHAS MANERAS DE VER EL ARTE DE JOSÉ LUIS BUSTAMANTE

por Cándido Gerón

Es esencial que el artista sienta pasión por el oficio que ejerce para que su arte llegue a ser trascendental, los claustros y la vendimias que de modo infalible denotan las obras del consagrado pintor mexicano José Luis Bustamante, y que nos obligan a reconocer su inconmensurable afán por hacer de la intemporalidad  creadora, su fin único.
En sus obras subyace una convicción autobiográfica. Para el artista, ha sido motivo de permanente  inspiración el tema del tiempo y de la luz: El tiempo como memoria y cosmogonía, y la luz, como elemento de sentimiento y partitura poética penetrada de magia y nostalgia. El hilo conductor de su arte se apoya en la fenomenología de los sentidos y de la antropología, en la metafísica, el tiempo, lo poético y lo mítico se fusiona en una irrealidad.
Su apuesta abstracta se basa en un lirismo poético e intimista, logrando el artista un territorio de metáforas telúricas y surrealistas que asignan a la creación plástica una desenfadada pasión por el color oro que nos recuerda a los grandes maestros de la pintura novó hispánico del siglo XVIII mexicano.
Bastaría estudiar las pinturas de Francisco Fagoada Iragori, de origen vasco, para entender la proverbial calidad artística en Bustamante. A partir de esta excelente factura, éste nos acerca a una existencia insinuada donde lo verdadero y expresivo define las categorías de su precisión en el color. El artista nos comunica además, una espiritualidad envuelta en el lirismo más puro y sugerente.
Lo emblemático y lo simbólico en sus pinturas, y retablos  y dibujos traducen una riqueza estéticade envergadura, refinamiento y contrapuntos. Utiliza asimismo, gama de colores rojos, azules, ocres, blancos, negros, dorados y plata, los cueles superpone a la poesía, alcanzando su imagen su máximo clímax. Y la luz que le sirve de telón se asocia a la sensualidad poética, incitando al espectador a explorar los arrebatos de la memoria.
Las disquisiciones de sus imágenes poéticas guardan relación con la armonía de sus colores. Los arrebatos de sus metáforas a juzgar por
los

los torrenciales ritmos, denota la sensibilidad del carácter intimista del artista, así como también la magia y el esplendor de su creación pictórica.
A partir de los inicios de la década de los noventa, la sensualidad estética de Bustamante es reveladora de un proceso de innovación. Es por ello que sus pinturas están legitimadas por la seriedad y el profesionalismo, de ahí que su arte sea un referente que entrega a la trascendencia  del sujeto y se somete al escrutinio y a las circunstancias del tiempo impredecible.
Como artista notable, hace de su creación un arte novedoso, original y sincero; las exigencias de calidad  que despiertan sus pinturas se convierten en una dimensión estética muy singular. Luz, tiempo  y color van de la mano y el placer de mirar sus obras se ubica en el contexto de la reflexión y la inteligencia.
Sus pinturas son algo mágico y el artista no hace otra cosa que captar la luz en intima comunión con el tiempo. Bustamante nos ofrece con donaire e imaginación una fiesta de color y un análisis estructural de las imágenes. Se trata de una vendimia poética que contrasta con las experiencias y el oficio y cuyos referentes responden a una particular concepción intelectual del artista sobre el mundo y el sujeto.  José Luis Bustamante es un alquimista triangular; es decir el carácter de su creación plástica tiene muchas aristas y se apoya en varias vertientes, su arte es además, fértil en las posibilidades que explora, poniendo de manifiesto emblemáticos signos donde confluyen diversos lenguajes. El artista se interesa por su mundo intimista para testimoniar sus pasiones por el arte y poner de relieve el poder creativo de sus demiurgos.
En sus pinturas el público se acerca a una poética del tiempo y a una metafísica maravillosa; descubre su talento, su visión y compromiso ante la humanidad; su constante afán por convertir su arte en una implícita metafísica del conocimiento; en embrujo y sortilegio; en fenómeno artístico de trascendencia.

Cándido Gerón Crítico de Arte.

Mexico, D.F. 2000

SIGUENOS